Podría ser cierta la adicción a la pizza o al chocolate

El estudio, realizado entre personas sanas y hambrientas, demostró que
ciertas regiones cerebrales se activaron cuando vieron y olieron sus alimentos
favoritos, de la misma forma en que se activa el cerebro de los adictos a la
cocaína cuando piensan en el consumo de la droga.

«La presentación de los alimentos aumenta notablemente (en un 24 por ciento) el
metabolismo en el cerebro y estos cambios fueron mayores en la ínsula anterior,
en la circunvolución temporal superior y en la corteza orbitofrontal»,
escribieron.

Estas regiones del cerebro están vinculadas a la adicción. Por ejemplo, se ha
comprobado que la corteza orbitofrontal se activa en los consumidores de cocaína
cuando piensan en la droga.

La investigación, publicada en la edición de abril de la revista “NeuroImage”,
puede sustentar la teoría de que la publicidad de alimentos está contribuyendo a
la epidemia de obesidad en Estados Unidos.

«Estos resultados podrían explicar los efectos perniciosos de la exposición
constante a los estímulos alimentarios, como la publicidad, las máquinas
vendedoras, los canales de alimentos y la exhibición de comidas elaboradas en
algunas tiendas», expresó en un comunicado Gene-Jack Wang, del Laboratorio
Nacional de Brookhaven, en Upton, Nueva York, quien dirigió el estudio.

Wang y sus colegas estudiaron a 12 hombres y mujeres cuya edad promedio era
de 28 años. Los voluntarios ayunaron durante poco menos de un día y después
fueron sometidos a tomografías de emisión de positrones (PET) para determinar
su metabolismo cerebral.

Se les pidió que describieran sus platos favoritos y explicaran cómo les gustaba
comerlos. Al mismo tiempo se les presentaron imágenes de dichos
alimentos.

A cada uno «se le puso sobre la lengua un bastoncillo de algodón impregnado con
el sabor de los alimentos (que les gustaban) para que lo degustaran», informaron
los investigadores.

«Los alimentos favoritos que fueron seleccionados con mayor frecuencia por los
participantes fueron los huevos con tocino, los panecillos de canela, las pizzas, las
hamburguesas con queso, el pollo frito, la lasaña, las costillas a la parrilla, el
helado y los dulces de chocolate», agregaron.

Varios expertos en adicciones colaboraron con el estudio, incluida Nora Volkow,
directora del Instituto Nacional para el Abuso de Drogas.

Publicado en: Novedades

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

“Falafel”

Esta receta forma parte de los micros de Tomás Sánchez en "Seguí con Rebeca" de...

Tomás Sánchez Academia Profesional de Cocina y Pastelería. © 2022 Todos los derechos reservados.