Lasagna clásica

Preparación

1. Caliente 2 cucharadas de aceite en una cazuela y rehogue la carne picada a
fuego fuerte durante 10 minutos o hasta que se haya evaporado prácticamente
todo el líquido. Retire la grasa y reserve la carne. Luego baje el fuego al mínimo y
tras añadir más aceite saltee la cebolla durante 5 minutos, sin dejar que se dore.
Agregue el puré de tomate y cuézalo de 1 a 2 minutos; luego añada el vino, el ajo,
los tomates, las hierbas y la carne y cueza los ingredientes durante 1 hora o hasta
que el líquido se reduzca a la mitad.

2. Luego de preparada la pasta (*), divida la masa en cuatro trozos antes de
pasarla por la máquina de pasta, para darle un espesor de 1 ó 2 mm. Corte los
trozos en rectángulos de 10 x 12 cm.

3. En una olla llena de agua hirviendo con sal agregue un chorrito de aceite y
cueza la lasagna en tandas durante 2 ó 3 minutos o hasta que esté al dente.
Colóquela en un bol de agua fría, luego escúrrala y póngala entre dos
paños.

4. Escurra el queso ricota en un colador, luego mézclelo con la crema de leche y
los huevos en un recipiente, sazónelo, tápelo y resérvelo. Precaliente el horno a
temperatura media (190°C).

5. Extienda 200 ml. de la carne en una fuente resistente al horno. Disponga una
lámina de pasta encima, luego una tercera parte de la mezcla de ricota y una capa
de carne. Repita la operación dos veces y acabe con una capa de pasta cubierta
de carne. Después de cubrirla con los quesos, gratine la lasagna durante 45
minutos. Déjela reposar 20 minutos.

(*)
– Ponga la harina, la sal, el aceite de oliva y el huevo en un bol y bata con una
batidora eléctrica en series cortas hasta que se formen migas.
– Presione ligeramente la mezcla entre el índice y el pulgar para ver si está firme y
suave. De lo contrario, siga batiéndola un poco más.

– Vuelque la masa sobre una superficie enharinada y trabájela unos 2 minutos
hasta ablandarla. Envuélvala en film transparente y refrigérela 20 minutos.
Asegúrese de que la máquina esté fija y estable.
– Divida la pasta en dos o cuatro trozos. Tápela y trabaje con un trozo cada vez.
Aplaste la masa para conseguir una forma de rectángulo y pásela por la posición
más ancha de la máquina ligeramente enharinada.
– Doble la lámina en tres y pásela por la posición más ancha de la máquina. Repita
esta operación diez veces, enharinando ligeramente la masa y la máquina para
evitar que se pegue.
– Sin doblar, siga pasando la masa por posiciones cada vez más estrechas, hasta
pasarla por la más fina. Repita la operación con las restantes porciones de pasta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Buscador de Recetas

Tomás Sánchez Academia Profesional de Cocina y Pastelería. © 2017 Todos los derechos reservados.