Un aparato para salvar al corazón

Las múltiples lecturas que otorga el aparato pueden contribuir a que los
médicos decidan de manera más acertada quién necesita un tratamiento agresivo
para prevenir complicaciones y quién puede prescindir de los
medicamentos.

Hasta un tercio de los pacientes diagnosticados con alta presión sanguínea
manifiestan la “hipertensión del consultorio”, el aumento abrupto de la presión
que sufren algunos pacientes frente al médico.

Con un “control ambulatorio”, la presión sanguínea de los pacientes del corazón
queda grabada cada 30 a 60 minutos mientras trabajan, duermen, comen, o
realizan cualquier otra actividad durante las 24 horas del día.

El aparato se infla automáticamente en el brazo de la persona, y envía las
medidas a un grabador que se encuentra en la cadera del paciente.

El director de la investigación, doctor Denis L. Clement, de Gante, Bélgica, dijo
que el promedio de la presión sanguínea durante las 24 horas de control
ambulatorio fue mucho mejor que en una sola lectura en el consultorio médico, en
pacientes con problemas cardíacos.

“Esta puede ser una metodología útil para decidir quienes necesitan tratamiento y
quienes no” necesitan medicinas para el corazón, expresó el cardiólogo Donald W.
La Van, de la Universidad de Pennsylvania.

Clement y sus colegas de Europa y Estados Unidos, estudiaron 1.963 pacientes
con hipertensión por un promedio de cinco años, en el que 38 murieron por
causas cardiovasculares.

Los pacientes repitieron la evaluación ambulatoria cada año.

Los investigadores encontraron que los pacientes cuya presión sanguínea
sistólica -el número más grande de la lectura – promediaba 135 o más tenían un
75 por ciento más de posibilidades de desarrollar problemas peligrosos del
corazón que aquellos con menor presión sanguínea.

Entre los problemas que podían tener incluyó ataques de corazón, interrupciones
del flujo de sangre en el cerebro, enfermedades en los vasos sanguíneos, dolores
peligrosos de pecho, o paros cardíacos.

El promedio de la presión fue de un 10 a un 20 por ciento más elevada cuando se
la midió en el consultorio médico.

El doctor Vincent T. DeVita Jr., de la Facultad de Medicina de la Universidad de
Connecticut, consideró que el estudio, junto con otras investigaciones recientes,
respalda una utilización más amplia de la evaluación ambulatoria de presión
sanguínea.

“Evitar las terapias innecesarias de drogas podría ser un claro beneficio del
procedimiento de control”, escribió en una nota editorial.

Publicado en: Novedades

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Bizcochitos de nueces y miel

Esta receta forma parte de los Micro de Tomás Sanchez en "Entre Nosotros Rebeca" de...

Tomás Sánchez Academia Profesional de Cocina y Pastelería. © 2017 Todos los derechos reservados.