Reducir la sal para alargar la vida

Investigadores de la Facultad de Medicina del Hospital Sr. George, en
Londres (Inglaterra), han llevado a cabo una revisión de los ensayos clínicos
realizados hasta la fecha para calcular qué relación existe entre la dosis de sal
que se ingiere diariamente con la dieta y las cifras de tensión arterial. De esta
manera, han observado que una reducción de 3g/día supuso una bajada de hasta
cinco puntos para la tensión sistólica y de tres puntos para la diastólica en las
personas hipertensas, y un poco menos en los sujetos sanos.

Según las estimaciones de estos expertos, esa mejora en las cifras de tensión
arterial supondría un 13% menos de accidentes cerebrovasculares y de un 10%
menos de episodios cardiacos. Aunque, este efecto casi se duplicaría si se
consumieran seis gramos menos de sal, y del triple si la restricción fuera de
nueve gramos.

Alrededor de un 80% de la ingesta de sal se produce a través de los alimentos
procesados. Según el grupo de Acción y Consenso en la Sal y Salud, que está
involucrado en la investigación, la industria alimentaria tendría que rebajar la
cantidad de este mineral en sus productos manufacturados. De esta manera, las
personas podrían reducir su ingesta de sal sin esfuerzo.

«Nuestra investigación ha demostrado que la reducción de sal es dosis
dependiente, es decir, cuanto más se disminuye su ingesta, mayor es la bajada
de la tensión arterial», explica Feng He, uno de los investigadores del estudio
publicado en la revista “Hypertension”.

«Hemos mostrado que reducir la ingesta de sal unos nueves gramos al día (de 12
a 3 gramos) podría prevenir unas 20.500 muertes por ictus y unas 31.440 por
enfermedades cardiacas al año en el Reino Unido. Esto equivale a que casi 52.000
vidas podrían salvarse cada año», concluyen los autores del estudio.

Publicado en: Novedades

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Tomás Sánchez Academia Profesional de Cocina y Pastelería. © 2022 Todos los derechos reservados.