La importancia de cuidar nuestros huesos

De sus huesos no sólo dependen su integridad y funcionamiento físico, sino
también su buen aspecto, porque componen una estructura muy flexible que le
permite efectuar todo tipo de movimientos, y que además sirve de anclaje para
los músculos y funciona como caja protectora para los órganos.

La osteoporosis, una dolencia consistente en la pérdida de la densidad de los
huesos que los vuelve porosos y quebradizos y afecta a una de cada tres mujeres
a partir de la edad mediana, puede parecer un problema ajeno, pero este
trastorno “silencioso” que no presenta síntomas, es una amenaza muy
real.

Si quiere evitar que un día sus huesos le recuerden que están allí mediante
dolores y fracturas, y quiere olvidarse de la osteoporosis, debe alimentar bien sus
huesos desde ahora.

Para tener, mantener y retener un fémur, clavícula y caderas duros como el
acero y jóvenes toda la vida, debe asegurarse de que sus platos, incluyan los
alimentos y nutrientes constructores de huesos que necesita su organismo. El
calcio, por ejemplo, no sólo es el mineral más abundante en el cuerpo, sino que
con la participación del magnesio, el fósforo y otros microelementos, es el
principal responsable de la formación y desarrollo de los huesos.

Los expertos señalan que una dieta que incluya una suficiente cantidad de calcio,
combinada con otras estrategias nutritivas adecuadas, puede prevenir alrededor
de la mitad de las fracturas causadas por la osteoporosis.

Además del denominado mineral blanco, entre los nutrientes fundamentales para
la salud ósea, figuran las vitaminas A, C y D, y minerales como el fósforo, el
magnesio, el flúor y el cobre.

Expertos de los Institutos Nacionales de Salud (INH) de Estados Unidos,
recomiendan para las mujeres de entre 25 y 50 años de edad, y para los
hombres de entre 25 y 60 años, ingerir al menos 1.000 miligramos de calcio cada
día.

Las mujeres de más de 50 años y los varones de más de 65 años, requieren
1.500 miligramos de este mineral por día, igual que los adultos menores de 25
años, mientras que las madres embarazadas o en período de lactancia, de entre
25 y 50 años, requieren una cantidad adicional de 200 miligramos al día, según
los especialistas del INH estadounidense.

Por último, un estudio preliminar publicado en el “Journal of Adolescent Health”,
sugiere que el consumo elevado de refrescos o bebidas gaseosas puede estar
relacionado con una mayor proporción de fracturas de huesos, posiblemente
porque el ácido fosfórico que contienen estas bebidas, estimula la excreción del
calcio. Para algunos expertos el problema es que el reemplazo de la leche por los
refrescos, reduce el aporte de calcio al organismo.

Nota: Ante cualquier duda, consulte a su médico.

Publicado en: Novedades

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

“Pastel de espinacas y arroz”

Esta receta forma parte de los micros de Tomás Sánchez en "Seguí con Rebeca" de...

Tomás Sánchez Academia Profesional de Cocina y Pastelería. © 2017 Todos los derechos reservados.