Desarrollan un “termómetro” para fumadores pasivos

El laboratorio Media Lab Europe, con sede en Dublín, Irlanda, está fabricando
un dispositivo portátil que capta el nivel de monóxido de carbono y otras
sustancias que libera el tabaco.

El dispositivo les permitirá a las personas que por ejemplo trabajan en ambientes
en los que se fuma, evaluar el daño que les provoca el humo.

En este momento, los científicos utilizan una computadora de mano para medir la
cantidad de sustancias nocivas inhaladas.

Y están investigando diferentes formas de detallarles a los fumadores pasivos el
perjuicio que están sufriendo sus pulmones.

Entre ellas, podrían mostrar cómo el humo afecta la piel y calcular la expectativa
de vida tras una semana o un mes de respirar humo de “segunda
mano”.

El aparato aparece en un momento clave, ya que el gobierno de Irlanda está
considerando la posibilidad de prohibir el cigarrillo en pubs y
restaurantes.

Como otros países también están pensando en aplicar prohibiciones, Media Lab
Europe presentó el dispositivo a la Organización Mundial de la Salud.

En referencia a esta disputa, un estudio publicado en el último número del British
Medical Journal (BMJ), sugiere que se ha venido exagerando la situación de riesgo
a la que se exponen los llamados “fumadores pasivos”.

Tras analizar datos de 118.000 casos, dos investigadores estadounidenses,
concluyeron que las muertes por enfermedades coronarias o cáncer de pulmón no
están significativamente asociadas con el humo de tabaco en el medio
ambiente.

No obstante, James Enstrom de la Universidad de California y Geoffrey Kabat de
New Rochelle de Nueva York, aceptan que no se pueden descartar efectos
menores.

La investigación (financiada en parte por la industria tabacalera), fue duramente
criticada por algunos científicos y organizaciones tales como la American Cancer
Society en Estados Unidos y la campaña contra el tabaquismo Action on Smoking
and Health de Gran Bretaña.

Enstrom y Kabat califican de “probablemente insegura” la conclusión de que los
fumadores pasivos están expuestos hasta a un 30% a un incremento de
enfermedades coronarias.

De los casos de 118.000 personas investigadas durante 40 años en un proyecto
de prevención del cáncer en California, se concentraron especialmente en 35.500
de ellos.

Se trataba de personas que nunca fumaron, pero cuyas parejas sí lo hacían. Si
bien no encontraron en aquéllos problemas de salud de relevancia vinculados con
el tabaco, sí confirmaron que en los fumadores activos se presentaban serios
riesgos de enfermedades coronarias, cáncer y enfermedades pulmonares
crónicas.

La publicación del estudio provocó fuertes críticas que van desde las dudas de su
imparcialidad por haber sido financiada parcialmente por la industria tabacalera,
hasta los métodos de investigación empleados.

El profesor George Davey Smith, de la Universidad de Bristol, concluye que es
difícil medir el impacto del humo del tabaco en el medio ambiente.

Por lo tanto, agrega, hay un gran riesgo de errores en las investigaciones y los
riesgos de los fumadores pasivos seguirán siendo por mucho tiempo un tema de
disputa y controversia.

Publicado en: Novedades

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Budín de Naranjas y Frutos Secos

Esta receta forma parte de los micros de Tomás Sánchez en "Seguí con Rebeca" de...

Tomás Sánchez Academia Profesional de Cocina y Pastelería. © 2017 Todos los derechos reservados.