Ratifican la relación entre la comida basura con la obesidad y la diabetes

Los autores del trabajo, del Hospital Infantil de Boston y de la Universidad de
Minnesota (EEUU), basan sus conclusiones en la observación durante 15 años de
los hábitos alimenticios de 3.000 personas entre 18 y 30 años y su impacto sobre
las condiciones físicas.

A través de la realización periódica de cuestionarios para conocer la dieta de los
participantes, los investigadores concluyen que el consumo habitual de comida
rápida está relacionado con el incremento de peso y la resistencia a la
insulina.

Los resultados del estudio muestran que los individuos que acudían más de dos
veces a la semana a los restaurantes de comida rápida engordaron 4,5 kilos más
que el resto y registraron el doble de aumento de la resistencia a la insulina que
los que acudían a este tipo de establecimientos menos de una vez por
semana.

«Nuestras conclusiones se limitan a la frecuencia con la que se visitaban los
restaurantes de comida rápida porque no pudimos analizar suficientemente la
gama disponible de alimentos de comida rápida y el tamaño de las porciones»,
escriben los científicos en la revista médica británica “The Lancet”, donde fue
publicado el estudio.

A pesar de reconocer las limitaciones del trabajo, el consumo de comida rápida
puede relacionarse con efectos adversos para la salud a través de varios
mecanismos plausibles, según afirma David S. Ludwig, del Hospital de Niños de
Boston y uno de los responsables de la investigación. «Los resultados de otros
estudios apoyan estos hallazgos», añade.

En un editorial sobre el trabajo publicado también en “The Lancet”, Arne Strup, del
Departamento de Nutrición Humana de la Universidad RVA de Copenhagen
(Dinamarca), insiste en las numerosas limitaciones de la investigación, entre ellas
el diseño de los cuestionarios y la pequeña muestra analizada para un trabajo de
15 años.

«Los restaurantes de comida rápida podrían argumentar que la evidencia que
señala que sus clientes están engordando por sus comidas es muy débil. ¿Pero no
deberían dar a los clientes el beneficio de la duda?», se pregunta la especialista en
nutrición.

Según Arne Strup, la progresiva incorporación de alimentos e ingredientes sanos
en los menús de los restaurantes de comida sana resolvería la
controversia. «Recientemente, algunas de las principales compañías de comida
rápida han tomado positivos pasos al lanar nuevas opciones más sanas […].
Espero que esta tendencia continúe», escribe Strup.

Publicado en: Novedades

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Lemon Pie (reducido en calorías)

Esta receta forma parte de los micros de Tomás Sánchez en "Fin de Semana: la...

Tomás Sánchez Academia Profesional de Cocina y Pastelería. © 2022 Todos los derechos reservados.