Nuevas guías para combatir la obesidad

La conclusión más destacable de este documento es que el pilar básico del
tratamiento contra esta epidemia sigue siendo la dieta y el ejercicio, incluso para
los pacientes que además son tratados con medicamentos o cirugía.

La obesidad es uno de los grandes problemas del mundo occidental. Los kilos de
más se asocian con un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares, diabetes,
artrosis, y otros muchos problemas. Por ello es importante tanto establecer unas
estrategias de prevención para reducir el número de individuos obesos, como
determinar el mejor tratamiento para manejar a los que ya lo son.

Un grupo de expertos ha revisado todos los datos que existen hasta ahora para el
tratamiento de los individuos con diagnóstico de obesidad (es decir con un índice
de masa corporal superior a 30. Este índice se calcula dividiendo el peso entre la
talla en metros al cuadrado), y ha hecho unas guías, de más de 100 páginas, para
ayudar a los médicos a decidir cuál es la estrategia más adecuada para su
tratamiento. Los resultados se han publicado en la revista “Annals of Internal
Medicine”.

Dentro de los fármacos usados para el tratamiento de la obesidad destacan la
sibutramina, el bupropion (también usado para dejar de fumar), la fluoxetina y el
orlistat. En la mayoría de los estudios se demuestra que tras seis o 12 meses de
tratamiento con alguna de estas medicinas y recomendaciones dietéticas los
pacientes pierden una media de cuatro kilos. Sin embargo, aunque el número de
kilos no sea muy grande, si que se ha visto que muchos pacientes mejoran en el
control de la diabetes, la tensión arterial y los niveles de colesterol.

En cuanto a los estudios de cirugía la pérdida de peso puede ser 20-30 kilos y se
mantiene hasta 10 años después de la intervención. La pérdida de peso también
se relaciona con mejoras en el control de la tensión, el azúcar y el colesterol. El
principal problema de la técnica es que 19 de cada 1000 pacientes intervenidos
puede fallecer a causa de complicaciones quirúrgicas.

De todas las técnicas quirúrgicas usadas para conseguir una reducción de
estómago, no se ha demostrado que unas sean mejor que otras, pero sí se ha
visto que en los hospitales donde hay más experiencia las posibilidades de que
haya complicaciones es menor.

Publicado en: Novedades

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Tomás Sánchez Academia Profesional de Cocina y Pastelería. © 2022 Todos los derechos reservados.