La intolerancia de la lactosa

La lactosa se encuentra comúnmente en las bebidas y alimentos lácteos y es
digerida en los intestinos por la enzima lactasa. La lactasa descompone a la
lactosa de tal modo que es posible que ésta pueda ser absorbida en el torrente
sanguíneo. Cuando el cuerpo no produce suficiente lactasa, la lactosa no puede
ser digerida, lo cual puede producir la intolerancia a la lactosa. Cada individuo
puede tener diferentes niveles de intolerancia a la lactosa.

En la actualidad, entre 30 y 50 millones de norteamericanos no toleran la lactosa.
En efecto, el 75 por ciento de los adultos a escala mundial no producen cantidades
adecuadas de la enzima lactasa y, por consiguiente, pueden sufrir de algunos o
todos los síntomas de intolerancia a la lactosa.

Dependiendo de la persona, los síntomas pueden variar, incluyendo calambres,
cansancio, gases, diarrea y náusea. Si usted padece de estos síntomas después
de comer productos lácteos, hable con un médico o una dietista registrada
para obtener una evaluación precisa y establecer un control
apropiado
.

Fuente: www.saludnutricion.com

Publicado en: Novedades

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Arrollado Gratinado de Verduras

Esta receta forma parte de los micros de Tomás Sánchez en "Fin de Semana: la...

Tomás Sánchez Academia Profesional de Cocina y Pastelería. © 2017 Todos los derechos reservados.