La impaciencia, la hostilidad y el racismo provocan hipertensión

Los autores del estudio, realizado por varias universidades estadounidenses,
aconsejan que «en el futuro deberían desarrollarse instrumentos psicosociales con
una adecuada fiabilidad y validez. […] También es necesario desarrollar
estrategias eficaces para reconocer, modificar, aliviar y manejar las tendencias
peligrosas». Si estas medidas son exitosas podrían tener importantes
implicaciones en la prevención y manejo de la hipertensión y la enfermedad
cardiovascular.

No todos los sentimientos ‘negativos’ alteran nuestra tensión arterial. Según este
estudio, la depresión, la ansiedad o la competitividad no producen hipertensión,
tan sólo se origina por la falta de paciencia y por la hostilidad.

Los investigadores declaran que el aumento de la tensión arterial se debe tanto a
factores psicológicos como sociales y que puede estar producido por un complejo
grupo de mecanismos que, por el momento, no se comprende
bien. «Biológicamente, es plausible que los factores psicosociales puedan
incrementar el riesgo de desarrollar hipertensión», comentan estos expertos. El
sistema nervioso simpático se estimula por el estrés agudo, causando con ello
una serie de repercusiones en el corazón y en los vasos sanguíneos, incluyendo
un estrechamiento de éstos y, por lo tanto, un incremento de la presión
sanguínea.

La hipertensión –cuando la cifra más alta es igual o mayor a los 140 milímetros de
mercurio (Hg) y la más pequeña es de 90 o más mm de Hg— es uno de los más
conocidos factores de riesgo cardiovascular.

En el estudio mencionado, cuyos resultados publica la revista ‘Journal of American
Medical Association’, se pretendía examinar cómo afectaba sobre la salud los
diferentes componentes del patrón de conducta tipo A (personas activas e
impulsivas, competitivas y hostiles) junto con la ansiedad y la depresión. Para
ello, analizaron los datos de 3.308 adultos de raza blanca y negra de entre 18 y
30 años de cuatro áreas metropolitanas estadounidenses. Se valoró tanto los
factores psicosociales como la tensión arterial.

«Encontramos que la impaciencia y la hostilidad al inicio de la etapa adulta fueron
asociadas, a modo de dosis/respuesta –cuanto mayor eran estos sentimientos
más perjudiciales— con un riesgo elevado de desarrollar hipertensión 15 años
después», afirman los autores del estudio. Además, añaden que «estas relaciones
fueron independientes de la edad, sexo, raza, tensión arterial sistólica al inicio de
la investigación, educación, índice de masa corporal, consumo de alcohol y nivel
de actividad física».

En la misma revista, se publica un editorial donde doctores de la Universidad de
Miami y Duke (EE UU) explican que se requiere de más estudios para desarrollar
e intervenir farmacológica y comportamentalmente con el propósito de reducir el
impacto de los factores psicosociales en el desarrollo y pronóstico de enfermedad
cardiovascular.

Por otro lado, en otro estudio realizado por investigadores de la Universidad de
Duke (EE UU) y publicado por la revista ‘Psychosomatic Medicine’, se afirma que
la hipertensión es más frecuente entre aquellas personas que sufren el racismo
de los demás e inhiben su ira que para las que no perciben estos sentimientos. A
esta conclusión llegaron tras evaluar a 69 afroamericanos, hombres y mujeres, y
monitorizar su tensión arterial durante 24 horas.

Patrick Steffen, principal autor de esta investigación, comenta que «la percepción
del racismo puede jugar un papel más importante durante el día, cuando los
participantes fueron más propensos a encontrarse con situaciones racistas». La
conexión entre la inhibición de la ira y la tensión arterial es más compleja.
Estudios anteriores indicaron que los afroamericanos tienden a inhibir con más
frecuencia su ira como respuesta a la provocación, y que esa ira está relacionada
mucho más con la presión sanguínea.

Publicado en: Novedades

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

“Torta Leicaj” (o Torta De Miel)

Esta receta forma parte de los micros de Tomás Sánchez en "Seguí con Rebeca" de...

Tomás Sánchez Academia Profesional de Cocina y Pastelería. © 2022 Todos los derechos reservados.