Consumir tomates completos aumenta la supervivencia en el cáncer de próstata

Para el estudio, lo primordial es la hortaliza en conjunto y, si a ésta le
sumamos una dieta saludable, baja en calorías, y un poco de ejercicio, el avance
de la enfermedad puede retrasarse considerablemente.

“Nuestros resultados sugieren fuertemente que los riesgos de malos hábitos
alimenticios no pueden revertirse simplemente tomando una pastilla”, explica uno
de los co-autores del estudio. “No esperamos encontrar soluciones fáciles a
problemas complicados. Debemos centrarnos más en elegir una variedad de
alimentos sanos, realizar ejercicio y mantener nuestro peso”.

Hasta ahora estudios epidemiológicos y de laboratorio apuntaban a la hipótesis de
que el licopeno, un componente del tomate con acción antioxidante, era un factor
clave en la reducción del crecimiento de los tumores prostáticos. Por este motivo,
se estaba recomendando a los hombres que consumieran suplementos con esta
sustancia para disminuir su riesgo de cáncer.

Ninguna de las investigaciones realizadas había comparado la eficacia de esta
sustancia frente a la hortaliza completa. Ahora, científicos de las Universidades de
Illinois y Ohio (Estados Unidos) han estudiado a 194 ratas macho tratadas con un
carcinógeno, para inducirles un cáncer de próstata. Estos animales fueron
divididos en tres grupos: uno de ellos, recibió una dieta equilibrada donde no
estaba presente el licopeno. Otro, tomó la misma alimentación más este
suplemento, y el tercero, ingirió la misma comida junto con polvo y salsa de
tomate que contenían hasta las semillas y la piel.

Otra intervención que se realizó fue dividir a los roedores en dos grupos, uno de
ellos recibió tanta comida como los animales quisieron, al otro se le dio un 20%
menos de alimentos.

A los 14 meses, las ratas que tomaron una dieta con tomates sin restricción
calórica mostraron una tasa de supervivencia mayor que las de los otros grupos.
Su riesgo de muerte por cáncer de próstata se redujo un 26%. Además, aquellos
animales que tomaron menos alimentos, pero siguieron consumiendo tomate –en
salsa y en polvo- mostraron una disminución de un 32% en su probabilidad de
desarrollar un tumor letal.

Los investigadores no observaron ningún beneficio en los grupos que recibieron
sólo el suplemento de licopeno, ni siquiera cuando las calorías ingeridas eran
menos. “Es posible que el licopeno, cuando se ofrece en combinación con otros
productos encontrados en el tomate entero pueda contribuir a los beneficios
observados”, explican los autores.

Los tomates contienen una gran variedad de fitoquímicos (productos que se
encuentran en las plantas) como los carotenoides beta y el licopeno, la vitamina C
y E, o los folatos. “Se precisan de más investigaciones para concretar el
mecanismo de acción y los efectos aditivos y sinérgicos de los componentes de
esta hortaliza en el crecimiento de los tumores de próstata”, comentan estos
investigadores. La evidencia, obtenida en este estudio, muestra que todos los
productos del tomate son más eficaces para inhibir el desarrollo de este tipo de
cáncer que los suplementos de licopeno.

Publicado en: Novedades

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

“Mamul”

Esta receta forma parte de los micros de Tomás Sánchez en "Seguí con Rebeca" de...

Tomás Sánchez Academia Profesional de Cocina y Pastelería. © 2022 Todos los derechos reservados.