Cereales fortificados reducen riesgos de males cardíacos

A esta conclusión llegaron después de comprobar que este compuesto puede
disminuir el nivel de homocisteína en sangre, un compuesto que ha sido
relacionado con la cardiopatía isquémica.

La base del planteamiento del estudio fue la siguiente: ya que se ha visto que los
suplementos de ácido fólico reducen los niveles de homocisteína en la sangre -un
compuesto que circula por plasma en cantidades elevadas en las personas con
obstrucción arterial- Manuel R. Malinow y sus colaboradores se propusieron
comprobar qué efecto tenían los alimentos enriquecidos con este
compuesto.

Para ello, siguieron de cerca a 75 hombres y mujeres que tenían enfermedad
coronaria. Todos los participantes tomaron cereales en el desayuno con tres
niveles distintos de ácido fólico (126, 499 y 665 microgramos de ácido fólico,
respectivamente). El ensayo fue aleatorio, placebo control y doble
ciego.

El resultado fue que el tercer grupo, el de 665 microgramos, fue el que lograba el
mayor aumento de ácido fólico en sangre y el que más disminuía la cantidad de
homocisteína.

Esto sugiere que un enriquecimiento cuatro o cinco veces superior a lo que
recomienda la FDA podría ser lo más aconsejable para prevenir una patología que
afecta a casi la mitad de la población. Este es el primer estudio aleatorio y
controlado que analiza el efecto del ácido fólico en la enfermedad
cardiovascular.

Desde mediados de los años 70, el 25% de los estadounidenses está tomando de
forma regular multivitaminas que contienen 400 microgramos de ácido fólico. La
evidencia de la que se dispone hasta el momento sugiere que estas personas y
sus hijos tienen mejor salud.

“Esto plantea la pregunta de si todos los médicos de cabecera deberían estar
recetando multivitaminas diarias para todos los adultos”, escribió en un editorial
Godfrey P. Oakley, de los Centros para la Prevención de la Enfermedad (CDC) de
Atlanta.

El estudio de Malinow y sus colegas sugiere que sí, aunque hacen falta más
ensayos para llegar a una conclusión más clara. “Es probable que los
microgramos extra que los estadounidenses están tomando diariamente en sus
alimentos reforzados consigan reducir los niveles de homocisteína en sangre,
pero hará falta más para que el beneficio sea total”, concluyó Oakley.

Publicado en: Novedades

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Bagna Cauda

Esta receta forma parte de los micros de Tomás Sánchez en "Fin de Semana: la...

Tomás Sánchez Academia Profesional de Cocina y Pastelería. © 2022 Todos los derechos reservados.